Líneas disciplinares del Departamento Académico de Ciencias del Desarrollo

El Departamento de Ciencias del Desarrollo se encuentra inmerso en lo que ha definido la Universidad en su quehacer institucional. Esto implica reconocer su condición de una universidad estatal, con impronta regional, laica y que aspira a constituirse en una casa de estudios de carácter compleja, por tanto, debe asumir el desafío de formar parte de un sistema universitario que busca transformarse en una plataforma para que el país y sus regiones accedan a esta sociedad del conocimiento y desde ahí propender a un desarrollo integral. Lo anterior obliga a desarrollar diversas disciplinas e impulsar un permanente ejercicio de reflexión para coordinar todos los planteamientos que exige sugerir caminos orientados al desarrollo.

En el contexto del Chile actual, podemos observar que el crecimiento económico es una condición necesaria, aunque no suficiente, para el desarrollo integral de cualquier sociedad. Dicho de otra forma, sin crecimiento económico no es posible el aumento de la renta per cápita de las personas ni tampoco del nivel general de bienestar de una sociedad, pero sin olvidar otras variables asociadas a indicadores de igualdad. Es decir, una sociedad con elevados indicadores de desigualdad no es una sociedad desarrollada. Lo anterior implica repensar lo que entendemos por desarrollo y los caminos que se deben seguir para alcanzar lo que se ha denominado como un “desarrollo integral e inclusivo”.

Para ello la Universidad de Los Lagos, a través de sus Departamento Académicos,  debe contribuir al desarrollo económico y social del país y sus regiones, jugando un papel clave como factor de transformación social, generando conocimiento y progreso que deben ser puestos a disposición del conjunto de la sociedad y, especialmente, de las regiones y de las comunidades que aún no disponen de un desarrollo suficiente.  Esto significa que la Universidad asume su condición de agente social permitiendo que los objetivos básicos de creación, difusión y gestión del conocimiento, se vean integrados con los valores del progreso y del bienestar de los ciudadanos; implicando que en la formación de nuestros estudiantes y en la cultura universitaria, los valores del desarrollo integral de las personas y de las comunidades ocupen un lugar central.

Es por tanto que el Departamento Académico de Ciencias del Desarrollo, mediante su acción académica, ha de ser una herramienta en beneficio del desarrollo igualitario, plural y sostenible para su entorno, ubicando a las personas en el centro como el progreso inclusivo del país y sus regiones[1]; sustentando entonces a partir de este paradigma, las tres líneas disciplinares departamentales definidas en:

  • “Gobernanza Universitaria”[2].
  • “Educación y Trabajo”[3].
  • “Estado y desarrollo”[4].

 

El proceso de definición de las líneas disciplinares se genera a partir de espacios de construcción colectiva (talleres) departamentales que, guiado y sistematizado por los docentes Óscar Villagra Rivera y Pablo Ortiz Muñoz, se delimitó primeramente la concepción de desarrollo para ubicar las localizaciones epistemológicas por cada línea disciplinar, generándose un documento de trabajo académico a partir de ello, en lo cual orienta la reflexión, los quehaceres, los resultados e indicadores que aporta cada académico a este propósito común.

[1]Documento de trabajo Departamental elaborado por su Académico Luis Ruz Olivares.

[2]Bases epistemológicas elaboradas por los Académicos Juan Abello Romero y Francisco Ganga Contreras.

[3]Bases epistemológicas elaborada por la Académica M. Soledad Sandoval Cosmelli.

[4]Bases epistemológicas elaboradas por los Académicos Luis Ruz Olivares y Marcelo Muñoz Quezada.